Iniciativa de Spotify pone nerviosas a las disqueras


Esta misma semana se ha dado a conocer una nueva iniciativa de Spotify que podría suponer un serio problema para los sellos discográficos de todo el mundo, pero que al mismo tiempo podría aportar enormes ventajas tanto para los usuarios de la plataforma, como para los artistas que ofreciesen sus trabajos en la misma.

Para empezar diremos que el crecimiento que tanto las plataformas de vídeo como las de música han venido experimentando a lo largo de los últimos años, se podría considerar como meteórico, ya que poco a poco están cambiando el modelo de negocio de algunos de los principales sectores relacionados con el entretenimiento. Esto es algo que gusta a muchos, especialmente a los usuarios finales más jóvenes, aunque también hay ciertos sectores del cine, la televisión y la música, que no terminan de adaptarse a estas tendencias más «modernas», por lo que no las aceptan en gran medida.

Mientras que al hablar de los contenidos de vídeo, a la mayoría la primera de las propuestas disponibles que se le viene a la cabeza es Netflix, en lo que se refiere a la música, la alternativa más potente del momento es la popular Spotify. Pues bien, ahora se ha comenzado a decir que el mencionado servicio on-line de música a través de Internet, ha estado persiguiendo a artistas independientes ofreciendo importantes avances en su trabajo para el futuro, así como numerosos beneficios, entre los que destaca el control total y la propiedad de su trabajo.



Esto es algo que podría cambiar en gran medida el sistema de funcionamiento de la plataforma musical, algo que afectaría de manera directa tanto a los creadores de contenidos, como a los usuarios finales que los consuman.  Y es que hay que tener en cuenta, para que nos hagamos una idea, que en estos momentos Spotify paga a las discográficas alrededor del 52% de los ingresos generados cada vez que un usuario reproduce una de sus canciones. Al mismo tiempo, de lo que queda, la plataforma paga el 15% al artista y se queda con el resto, valores que influyen directamente en lo que los usuarios pagan por la suscripción.

Las plataformas streaming cambian el negocio del entretenimiento
Al mismo tiempo el CEO de la firma, Daniel Ek, ha declarado repetidamente que Spotify no tiene ningún deseo de ser un sello discográfico, de hecho, como declara, Spotify no tiene los derechos sobre ninguna música y no actúan como un sello discográfico. Pero claro, muchos se preguntan si en realidad en el futuro estos sellos discográficos podrían seguir teniendo sentido, viendo hacia dónde se dirige la industria musical.

Porque Spotify, como es lógico, se podría estar planteando qué pasaría si pudiera ahorrarse ese 52% que está pagando actualmente a las discográficas, aumentando así sus ingresos y ofreciendo a los artistas una mayor «parte del pastel», así como la propiedad exclusiva de sus creaciones, y unos precios más competitivos a sus clientes suscriptos.

En las últimas décadas los sellos discográficos han sido tan importantes como los propios artistas, donde han destacado sobre el resto firmas como Universal, Sony y Warner. Sin embargo y entre otras cosas tras la llegada y éxito de las plataformas streaming digitales a través de Internet, su importancia y utilidad ha disminuido bastante. De hecho recientes estudios muestran que en estos momentos los jóvenes en países como los Estados Unidos, están transmitiendo casi dos horas de música al día, la mayoría en plataformas como Spotify y Apple Music, ya que han incorporado sus propios medios de comercialización y distribución.

Al mismo tiempo, el 55% de los nominados a los premios Grammy del presente 2018, eran artistas independientes. Es por ello que estas plataformas a la carta como Spotify estén atrayendo para sí artistas prometedores desde sus inicios, prescindiendo de las discográficas y ofreciendo contenidos bajo sus propias normas. Así lo que se logra es generar enormes beneficios a la vez que se ofrece condiciones que favorecen a los propios creadores y podrían ofrecer unos costes más ajustados a los usuarios finales de la plataforma; todos ganan menos las discográficas.


Spotify podría intentar prescindir de las discográficas

En estos momentos tanto los servicios on-line como Spotify por un lado, como los sellos discográficos, por otro, saben que más pronto que tarde habrá unos ganadores y otros perdedores en lo que se refiere al sector de la música, visto hacia dónde se dirigen las cosas en el sector. Por tanto, este tipo de plataformas podrían empezar a migrar hacia un modelo de negocio basado, no en desarrollar artistas, sino en distribuir un producto ya acabado pero al margen de los intermediarios, aunque claro, este importante cambio de estrategia se está llevando a cabo poco a poco.

Una de las principales razones por las que estos cambios se están realizando con un extremo cuidado y paciencia por parte de Spotify, es debido a que por el momento la plataforma musical on-line no quiere que las tres grandes distribuidoras a las que os hacíamos mención, entre otras, excluyan a la plataforma, al menos a día de hoy. Y es que en pleno 2018, estos servicios aún dependen en gran medida de estas discográficas para atraer clientes a su plataforma, ya que muchos de los artistas actuales todavía dependen de estas.

Pero tal y como se está comenzando a vislumbrar, en un futuro más cercano de lo podríamos pensar, el poder en el sector musical podría cambiar de radicalmente, especialmente si la apuesta de Spotify por los nuevos artistas da los frutos esperados en un principio.

Fuente y texto: adslzone

Publicar un comentario

0 Comentarios

VIDEOS DE RECOMENDACION